Comienzos de la fotografía. Un poco de historia.

Comienzos de la fotografía. Un poco de historia.

Vista desde la ventana en Le Gras, Niépce

Hoy en día parece que esto de la fotografía es algo que ha existido siempre. Vemos fotografías por todas partes y disponemos de multitud de dispositivos para poder tomar nuestras propias imágenes. Pero, ¿Como surgió todo? Os propongo un viaje en el tiempo, un viaje a los orígenes de la fotografía.

Podríamos decir que todo comenzó con la cámara oscura, artificio óptico que consiste en una caja cerrada y opaca con una abertura por donde entra la luz, la cual reproduce dentro de la caja una imagen invertida de los objetos situados frente al orificio. Abu Ali ibn al-Hasan ya la había descrito a finales del siglo X dentro de sus estudios sobre la formación de la imagen en el ojo humano, pero no fue hasta el Renacimiento cuando Leonardo Da Vinci impulso su desarrollo utilizándola como apoyo en sus dibujos.

La imagen que proyectaba la cámara oscura era bastante borrosa. Parece que Leonardo ya introdujo una lente en el orificio de la cámara para mejorar su nitidez, aunque la primera referencia impresa corresponde al matemático Girolamo Cardano que en su obra De subtilitate rerum de 1550 aconseja usar una lente en la cámara oscura para mejorar la nitidez de la imagen.

Durante el siglo XVII, gracias a Johann Zahn, la cámara oscura que hasta entonces había sido una habitación, se transformo en un objeto portátil de madera mucho más cómodo de transportar y muy práctico para los pintores de la época.

Durante mucho tiempo los científicos experimentaron con sales de plata fijándose en que estas se oscurecían con la acción del aire y del sol pero sin saber muy bien el porqué. En 1777 Carl Wilhelm Scheele publica su tratado sobre las sales de plata y la acción de la luz arrojando luz al asunto.

Ya estaban todos los ingredientes, solo faltaba que alguien consiguiera combinarlos para conseguir fijar una imagen de forma mecánica. Ese alguien fue Joseph Nicéphore Niépce que en 1826 consiguió la fotografía más antigua que se conserva, Vista desde la ventana en Le Gras. Hicieron falta ocho horas de exposición a plena luz del día y el resultado no fue precisamente muy nítido pero como alguien dijo alguna vez, fue un pequeño paso para el hombre pero un gran paso para la humanidad.

Por cierto, la imagen de Niépce es la que acompaña este artículo.

This entry was posted in Historia.

One Comment

  1. Manu Pérez 01/20/2016 at 9:06 PM #

    Siempre es interesante remitirnos al origen de lo que hoy tenemos por habitual. Gracias por arrojarnos luz sobre el asunto, Manué.

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*